Saltar al contenido.

Los nuevos territorios de la política

El nuevo escenario político posterior al estallido social de octubre de 2019, las fuertes luchas de las mujeres por equilibrar el poder político, concretadas en la paridad de la Convención Constituyente, crearon la materia prima para que muchas líderes a través del territorio nacional sean protagonistas de este “Nuevo Chile”.

El proyecto político que Revolución Democrática ha propuesto durante muchos años pone al feminismo como uno de los pilares dentro de la candidatura Presidencial de Gabriel Boric.

El trabajo territorial y comunitario desarrollado por nuestras militantes mujeres, coloca temas como el ecofeminismo, el trabajo agrícola y la equidad en la agenda regional.

“Cuando uno comienza con la óptica feminista, no hay vuelta atrás, te cuestionas todo”, comenta Marianela Molina, reconocida activista medioambiental, participante de MODATIMA y militante de Revolución Democrática en Aysén. 

“Toda una vida las mujeres estuvimos en temas medioambientales, pero de manera invisible. Hoy el movimiento feminista mundial nos ha dado la apertura para que podamos entrar con fuerza a la política. Cuando una mujer cambia hacia adentro, cambia con ella la comunidad que la rodea. Y es en estas causas comunitarias donde mantenemos las relaciones humanas y cumplimos nuestras promesas. Por tanto, la equidad que conseguimos la exigimos tanto en nuestros hogares como en el trabajo y por supuesto en la política”.

Una mujer que llegó a posicionarse en esta nueva realidad es la concejala por Coyhaique, Yorka Cheuquián, quien relata: “nuestras abuelas y madres fueron dirigidas por políticos hombres, machistas, que solo veían a las mujeres como dueñas de casa y objetos sexuales, sin embargo, al día de hoy el protagonismo de las mujeres ha ido ganando diferentes espacios entre ellos la política, colocando su capacidad de liderazgo al servicio de la comunidad como un agente de cambio real, por lo mismo reafirmo que el tiempo de las mujeres es hoy”. 

Carolina Velásquez quien es militante de RD hace más de cuatro años y ha participado en movimientos como Patagonia sin Represas, afirma también que se nota este cambio porque las mujeres están incidiendo en múltiples temáticas que afectan directamente: “Los cuerpos son como los territorios y si ejercemos control sobre nuestro cuerpo, lo ejercemos también en nuestros territorios. La mujer es la que más produce en menos espacio, mantiene un sistema diverso y hoy se está incorporando a nuevos circuitos de mercado. Sabemos que el 70 por ciento del alimento del mundo viene de la agricultura campesina y allí es dónde las mujeres estamos rompiendo las barreras, no solamente quedándonos en la producción sino en la comercialización de los productos en un modelo económico extractivista que nos afecta directamente y al cual le hacemos frente proponiendo la soberanía alimentaria como una alternativa en nuestros territorios”.

Los principales lineamientos para nuestro país se basan en una sociedad sostenible y para ello es preponderante el trabajo horizontal y en red con que las mujeres aportan en sus hogares, movimientos sociales y el trabajo, generando así un país más democrático donde no sólo se redistribuye lo económico, sino también las tareas de cuidados, asegurando el pleno ejercicio de sus derechos.